#Regulatory: ACCOUNTABILITY, esa “gran” palabra (I)

Si no sabemos qué es, no sabremos qué hacer

Accountability: De nuevo el inglés nos gana la partida, respecto a que lo que los anglos dicen/expresan con una sola palabra; nosotros necesitamos unas pocas más para llegar al fondo de la cuestión.

Atendiendo a la traducción (palabra por palabra):

ACCOUNTABILITY = RESPONSABILIDAD

Usando más de 1 palabra:

ACCOUNTABILITY = HACERSE CARGO

Y se puede ir más allá, afinar un poco más:

ACCOUNTABILITY = RENDIR CUENTAS

Todo esto es ACCOUNTABILITY, pero ¿cómo se hace? ¿Qué es ser accountable? ¿Es ser responsable? ¿Es (solo) hacerse cargo?

¿Porqué es tan difícil ser ACCOUNTABLE?

Entremos en harina

PRIMER INGREDIENTE: SER RESPONSABLE

Si a cada uno de nosotros nos hacen esta pregunta: “¿eres responsable?” o mejor aún, ¿Qué TAN responsable eres?, todos contestaremos, que por supuesto, !“Claro que soy responsable“¡. Raro es aquella persona que admita, abiertamente, que es irresponsable, es como un insulto. Quizá porque creemos o nos han enseñado, que cumplir con nuestro trabajo o no transgredir ciertas normas es sinónimo de responsabilidad.

Recientemente, trabajando con un equipo de #Regulatory, en su desarrollo y liderazgo en la organización, uno de los retos fue trabajar el accountability; en palabras del líder del equipo: “es fácil delegar la tarea, pero a menudo cuesta “delegar” la responsabilidad“.

¿Te resuena? ¿Cuál es la causa de esta situación? Lo primero a cambiar es la equiparación semántica de accountability y responsabilidad.

Merece la pena entrar en la distinción entre estos 2 conceptos y darnos cuenta de que hay un elemento esencial que los distingue: la responsabilidad se orienta a la tarea (puede ser antes o después de la tarea); mientras que accountability, se orienta al resultado; se da SÓLO cuando la tarea ha finalizado, cuando ha ocurrido; se orienta o se compromete a la finalización exitosa de la tarea asignada y a tomar la responsabilidad de todo lo que ocurre, como consecuencia de las acciones que se tomaron (o que no se tomaron).

Existe otro elemento fundamental que ayudará a comprender: la responsabilidad puede ser compartida (puede haber varios individuos responsables de diferentes acciones en una misma tarea); mientras que la accountability es específica a un solo individuo, no puede ser compartida, tiene un solo owner y exige una rendición de cuentas, una explicación de lo que ocurrido.

Ser accountable va mucho más allá de hacer lo que se nos pide (la tarea) o de cumplir con las responsabilidades de nuestro puesto (nuestro rol).

La falta de accountability se traduce en una carga para el líder/manager y, lo que es peor, en equipos “inmaduros”, autónomos en la operativa, en la ejecución, pero con poco recorrido en su desarrollo y liderazgo.

SEGUNDO INGREDIENTE: HACERSE CARGO

Sigamos contextualizando con ejemplos prácticos y reales. Con otro líder, que sí definía accountability como hacerse cargo, al preguntarle, que qué significaba, en la práctica, “hacerse cargo” y cómo trasladaba esa instrucción a su equipo, la respuesta se hacía vaga y compleja. Decir a alguien “debes hacerte cargo”, sin explicar y comprobar qué se entiende por “hacerse cargo”, es como decirle, “quiero que seas bueno”; es una instrucción vacía, y si me permitís, inútil. ¿Qué es hacerse cargo?

Aquí reside una de las claves para avanzar en ser accountable, entender, ambas partes, y de forma alineada, qué es hacerse cargo. Y para esto es necesario ser preciso en comunicar qué se espera en el desempeño de un proyecto/tarea, y, sobre todo, cuál debe ser el resultado que evidencie que se ha cumplido con éxito; no olvidemos que ser accountable se orienta al resultado no a la tarea.

Y no solo eso, debemos asegurarnos de que la otra persona ha entendido qué se espera de su “responsabilidad” sobre la misma, y qué evidencias tendré de su cumplimiento con éxito.

Esto no es más que establecer un contrato, poner negro sobre blanco qué esperamos, para que después del “hacerse cargo”, sea posible hacer (y/o reclamar) una “rendición de cuentas”.

Aviso a navegantes: en próximas entregas hablaremos de qué hacer, como empleado, para hacerse cargo

TERCER INGREDIENTE: RENDIR CUENTAS

Habitualmente, ponemos el foco en la responsabilidad de la tarea, en lo que hacemos/hemos hecho para llevarla a cabo, independientemente, de que el resultado obtenido sea o no el deseado. Hay que cambiar esta aproximación.

El foco debe pasar de la tarea al resultado, es decir, es más que frecuente que debamos rendir cuentas (observar primero para contar después) no de las acciones que hayamos realizado sino de las no acciones; de lo que hemos dejado de hacer, de lo que podríamos haber hecho y no hicimos o de lo que pudimos hacer de manera diferente.

Esto es poner el foco en el compromiso (obligacion) de explicar qué no has hecho, qué has dejado de hacer para que la tarea no se haya cumplido. Esta es la vuelta de tuerca necesaria en la competencia de ser accountable.

Y en este sentido creo que Molière, dio con la clave en la cita que ilustra este post:

“No solo somos responsables (accountable) en lo que hacemos sino también en lo que no hacemos”

Molière

ES NECESARIO PONER FOCO (TAMBIÉN) EN LO QUE NO HACEMOS, EN LO QUE HEMOS DEJADO DE HACER, BIEN POR OMISIÓN, O POR JUSTIFICACIÓN O POR NO TENER CLARO QUE SE ESPERA DE MI RENDICIÓN DE CUENTAS.

Hay dos maneras de rendir cuentas:

  • 1. Reactiva – JUGAR PARA NO PERDER (seguridad). Cuando reportas el cumplimiento de aquello que se te pidió, siendo víctima de las (múltiples) circunstancias acontecidasen caso de no haber logrado tus objetivos: “yo ya le envie un email, y no me ha contestado”, “la pelota está ahora en su tejado”, “a mi no me corresponde …) “tenemos mucha carga de trabajo”
  • 2. Proactiva– JUGAR PARA GANAR ((auto)liderazgo creativo). Cuando eres consciente de lo que se necesita de ti y te haces cargo para lograrlo, pero no te quedas ahí, sino que te esfuerzas por mejorarlo y hacer frente a las posibles consecuencias en caso de que algo salga mal.

¿Y TU DONDE TE MUEVES HABITUALMENTE?

Regulatory3.0

Accountability es, por tanto, la obligación de un individuo de dar cuenta de sus actos, aceptar las consecuencias de éstos y reportar los resultados de manera transparente, honesta y asumiendo responsabilidad plena sobre los mismos.

Aviso a navegantes: en próximas entregas hablaremos los comportamientos observables del accountability

¿Quieres impulsar tu liderazgo y el de tu equipo de #Regulatory?

Podemos ayudarte, pincha en la siguiente imagen

ÚNETE AL BLOG POR EMAIL, RECIBIRÁS UN CORREO ELECTRÓNICO DE CADA ACTUALIZACIÓN

ÚNETE AL GRUPO DE LINKEDIN REGULATORY3.0: MAS ALLÁ DE LAS COMPETENCIAS TÉCNICAS

SIGUE A REGULATORY3.0 POR RSS

Regulatory3.0: Primer Premio al Proyecto más innovador en #Regulatory 2017, Primera Edición de los Premios Mccrowley & Hughes #YoCreoRegulatory.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s